Se comenzó esta investigación con la pregunta de si los políticos electos eran representantes de la sociedad que los elige. A lo largo del texto, se evidencia, en primer lugar, que el perfil de los asambleístas experimentó un viraje significativo, sobre todo a partir del inicio del primer Gobierno del presidente Morales –circulación de élites–. En segundo lugar, el comportamiento legislativo expresado en el tratamiento y la sanción de las normas da cuenta de agendas legislativas concretas que tienen que ver, aparentemente, con los tiempos políticos que se viven en cada momento. Y, en tercer lugar, la dinámica de la construcción y el tratamiento de un anteproyecto y de un proyecto de ley en los estudios de caso contemporáneos muestra que tanto la agenda pública como las políticas públicas no pueden ser concebidas hoy en día solamente a partir de la relación clásica entre sociedad y partidos políticos; la representación corporativa se hace presente para influir en la esfera pública.

Marcelo Arequipa Azurduy